Sintomas de Insuficiencia cardíaca, como curar Insuficiencia cardíaca, prevenir Insuficiencia cardíaca

Insuficiencia cardíaca

Es una afección en la cual el corazón ya no puede bombear suficiente sangre al resto del cuerpo.

Causas

La insuficiencia cardíaca es una afección crónica y prolongada, aunque algunas veces se puede presentar repentinamente.

La enfermedad puede afectar únicamente el lado derecho o el lado izquierdo del corazón y se denominan insuficiencia cardíaca derecha o izquierda respectivamente. Con mucha frecuencia, ambos lados del corazón resultan comprometidos.

La insuficiencia cardíaca ocurre cuando se presentan los siguientes cambios:

  • El miocardio no puede bombear o expulsar muy bien la sangre fuera del corazón y se denomina insuficiencia cardíaca sistólica.
  • Los músculos del corazón están rígidos y no se llenan con sangre fácilmente. Esto se denomina insuficiencia cardíaca diastólica.

Ambos problemas significan que el corazón ya no puede bombear suficiente sangre oxigenada al resto del cuerpo, sobre todo cuando usted hace ejercicio o está activo.

A medida que se pierde la acción de bombeo del corazón, la sangre puede represarse en otras áreas del cuerpo, produciendo congestión en los pulmones, el hígado, el tracto gastrointestinal, al igual que en los brazos y las piernas. Como resultado, hay una falta de oxígeno y nutrición a órganos, lo cual les causa daño y reduce su capacidad para funcionar adecuadamente.

Quizás la causa más común de insuficiencia cardíaca es la arteriopatía coronaria, un estrechamiento de los pequeños vasos sanguíneos que suministran sangre y oxígeno al corazón. Para obtener información sobre esta afección y sus factores de riesgo, ver: arteriopatía coronaria.

La insuficiencia cardíaca también puede ocurrir cuando una infección debilita el miocardio. Dicho trastorno se denomina miocardiopatía y hay muchos tipos diferentes de ellas. Para obtener más información, ver: miocardiopatía

Otros problemas del corazón que pueden causar insuficiencia cardíaca son:

  • Cardiopatía congénita
  • Ataque cardíaco
  • Valvulopatía cardíaca
  • Algunos tipos de ritmos cardíacos anormales (arritmias)

Las enfermedades tales como enfisema, anemia severa, hipertiroidismo o hipotiroidismo, también pueden causar o contribuir a la insuficiencia cardíaca.

Síntomas

Los síntomas de la insuficiencia cardíaca con mayor frecuencia empiezan de manera lenta. Al principio, pueden sólo ocurrir cuando usted está muy activo. Con el tiempo, se pueden notar problemas respiratorios y otros síntomas incluso cuando usted está descansando.

Sin embargo, los síntomas de insuficiencia cardíaca pueden empezar de manera repentina después de un ataque cardíaco u otro problema del corazón.

Los síntomas comunes son:

  • Dificultad respiratoria con la actividad o después de acostarse por un momento
  • Tos
  • Inflamación de los pies y los tobillos
  • Inflamación del abdomen
  • Aumento de peso
  • Pulso irregular o rápido
  • Sensación de percibir los latidos cardíacos (palpitaciones)
  • Dificultad para dormir
  • Fatiga, debilidad, desmayos
  • Inapetencia, indigestión

Otros síntomas pueden abarcar:

  • Disminución de la lucidez mental o de la concentración
  • Disminución de la producción de orina
  • Náuseas y vómitos
  • Necesidad de orinar en la noche

Los niños pueden sudar durante la alimentación (u otra actividad).

Algunos pacientes con insuficiencia cardíaca son asintomáticos. En estas personas, los síntomas pueden presentarse sólo con estas afecciones:

  • Ritmos cardíacos anormales (arritmias)
  • Anemia
  • Hipertiroidismo
  • Infecciones con fiebre alta
  • Enfermedad renal

Pruebas y exámenes

Un examen físico puede revelar lo siguiente:

  • Líquido alrededor de los pulmones (derrame pleural)
  • Ritmo cardíaco irregular
  • Hinchazón (edema) de las piernas
  • Venas del cuello que sobresalen (distendidas)
  • Inflamación del hígado

Escuchar el tórax con un estetoscopio puede revelar crepitaciones en los pulmones o ruidos cardíacos anormales.

Los siguientes exámenes se pueden emplear para diagnosticar o monitorear la insuficiencia cardíaca:

  • Radiografía del tórax
  • ECG
  • Ecocardiografía
  • Pruebas de esfuerzo cardíaco
  • Tomografía computarizada del corazón
  • Cateterismo cardíaco
  • Resonancia magnética del corazón
  • Gammagrafías cardíacas nucleares

Esta enfermedad también puede alterar los resultados de los siguientes exámenes:

  • Química sanguínea
  • BUN
  • Conteo sanguíneo completo
  • Creatinina
  • Depuración de la creatinina
  • Pruebas de la función hepática
  • Examen de ácido úrico en sangre
  • Examen de sodio en sangre
  • Análisis de orina
  • Examen de sodio en orina

Tratamiento

MONITOREO Y CUIDADOS PERSONALES

Si usted tiene insuficiencia cardíaca, el médico lo vigilará muy de cerca. Tendrá citas de control al menos cada 3 a 6 meses y exámenes de vez en cuando para revisar la función cardíaca. Por ejemplo, de vez en cuando se realizará una ecografía del corazón (ecocardiografía) para evaluar la eficiencia con la que dicho órgano bombea la sangre con cada latido.

Igualmente, será necesario que usted se vigile o monitoree cuidadosamente y ayude a manejar la afección. Una manera importante de hacer esto es seguir diariamente un control del peso. Pésese a la misma hora cada día y en la misma balanza, desnudo o con pocas ropas

El aumento de peso puede ser un signo de que su cuerpo está reteniendo líquidos adicionales y que la insuficiencia cardíaca está empeorando. Hable con el médico acerca de lo que debe hacer si su peso sube o si presenta más síntomas.

Otras medidas importantes comprenden:

  • Tome los medicamentos siguiendo las recomendaciones y lleve consigo una lista de ellos adonde vaya
  • Limite la ingesta de sal
  • No fume
  • Permanezca activo. Por ejemplo, camine o monte en bicicleta estática. El médico puede brindar un plan de ejercicios sanos y efectivos de acuerdo con su nivel de insuficiencia cardíaca. NO haga ejercicio los días en que aumente de peso a causa de la retención de líquidos o si no se siente bien.
  • Baje de peso si tiene sobrepeso.
  • Descanse lo suficiente, incluso después del ejercicio, después de comer y de otras actividades, ya que esto permite que también el corazón descanse. Mantenga los pies elevados para disminuir la hinchazón.

A continuación se presentan algunos consejos para disminuir la ingesta de sal y de sodio:

  • Busque alimentos con etiquetas de "bajo en sodio", "libre de sodio", "sin sal adicionada" o "libre de sal". Verifique el contenido total de sodio en las etiquetas de los alimentos y sea especialmente cuidadosos con los alimentos enlatados, empacados o congelados. Un nutricionista le puede enseñar a entender la información que viene en estas etiquetas.
  • No cocine con sal ni le agregue sal a los alimentos que está ingiriendo. En su lugar, ensaye con pimienta, ajo o limón u otros condimentos para darles sabor. Tenga cuidado con las mezclas o combinaciones de condimentos empacados, ya que usualmente contienen sal o derivados de la sal, como el glutamato monosódico (GMS).
  • Evite alimentos con un alto contenido natural de sodio como las anchoas, las carnes (particularmente las curadas, el tocino, los perros calientes, los chorizos, la boloña, el jamón y el salami), las nueces, las aceitunas, los encurtidos, el chucrut, las salsas de soya (soja) e inglesa (Worcestershire), el tomate y otros jugos de vegetales y el queso.
  • Tenga cuidado cuando come fuera de casa. Consuma alimentos al vapor, a la parrilla, horneados, cocidos y asados sin sal, ni salsa ni queso.
  • Utilice aceite y vinagre, en lugar de aderezos embotellados, en las ensaladas.
  • Coma fruta fresca y sorbetes a la hora del postre.

MEDICAMENTOS

El médico puede prescribir los siguientes medicamentos:

  • Inhibidores ECA como el captopril, enalapril, lisinopril y ramipril para abrir los vasos sanguíneos y disminuir la carga de trabajo del corazón.
  • Diuréticos, incluyendo hidroclorotiazida, clortalidona, clorotiazida, furosemida, torsemida, bumetanida y espironolactona para ayudar a eliminar del cuerpo el líquido y la sal (sodio).
  • Glucósidos digitálicos para ayudarle al miocardio a contraerse apropiadamente y ayudar a tratar algunas alteraciones del ritmo cardíaco.
  • Bloqueadores de los receptores de angiotensina (BRA), como el losartan y el candesartan, para aquellas personas que tienen efectos secundarios de los inhibidores de la ECA.
  • Bloqueadores beta, como carvedilol y metoprolol, que pueden ser útiles para algunos pacientes.

Ciertos medicamentos pueden empeorar la insuficiencia cardíaca y deben evitarse. Éstos abarcan antinflamatorios no esteroides, tiazolidinedionas, metformina, cilostazol, inhibidores de la FDE-5 (sildenafil, vardenafil) y muchos fármacos para tratar los ritmos cardíacos anormales.

CIRUGÍAS Y DISPOSITIVOS

La cirugía de válvulas cardíacas, la cirugía de revascularización coronaria (CABG, por sus siglas en inglés) y la angioplastia pueden ayudar a algunas personas con insuficiencia cardíaca.

Los siguientes dispositivos se pueden recomendar para ciertos pacientes:

  • Un marcapasos para ayudar a tratar las frecuencias cardíacas lentas o ciertos problemas con las señales del corazón.
  • Un marcapasos biventricular para ayudar al lado izquierdo y derecho del corazón a contraerse al mismo tiempo; denominado también terapia de resincronización cardíaca.
  • Un desfibrilador-cardioversor implantable que reconoce ritmos cardíacos anormales y potencialmente mortales y envía un impulso eléctrico para detenerlos.

La insuficiencia cardíaca severa puede requerir los siguientes tratamientos cuando otras terapias ya no funcionan. A menudo se utilizan cuando una persona está esperando un trasplante de corazón.

  • Balón o globo de contrapulsación aórtica (BCA o GCA)
  • Dispositivo de asistencia ventricular izquierda (DAVI)

Estos dispositivos pueden salvar la vida del paciente, pero no son soluciones permanentes. Los pacientes que se vuelvan dependientes del soporte circulatorio necesitarán un trasplante de corazón.

Pronóstico

La insuficiencia cardíaca es un trastorno grave. Por lo general, la insuficiencia cardíaca es una enfermedad crónica que puede empeorar con infección u otro estrés físico.

Muchas formas de insuficiencia cardíaca se pueden controlar con medicamentos, cambios en el estilo de vida y el tratamiento de cualquier trastorno subyacente.

Posibles complicaciones

  • Ritmos cardíacos irregulares que pueden ser mortales
  • Edema pulmonar
  • Insuficiencia cardíaca total (colapso circulatorio)

Los posibles efectos secundarios de los medicamentos son:

  • Tos
  • Intoxicación por digitálicos
  • Trastornos gastrointestinales como náuseas, acidez o diarrea
  • Dolor de cabeza
  • Mareo y desmayo
  • Presión arterial baja
  • Reacción lúpica
  • Calambres musculares

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con el médico si se desarrollan síntomas como debilidad, incremento en la tos o producción de esputo, aumento de peso o inflamación repentina o cualquier otro síntoma nuevo o inexplicable.

Asimismo, acuda a la sala de urgencias o llame al número local de emergencias (911 en los Estados Unidos) si experimenta dolor torácico opresivo, desmayos o ritmo cardíaco irregular y acelerado (sobre todo si este último está acompañado de otros síntomas).

Prevención

Siga las recomendaciones médicas para el tratamiento y tómese todos los medicamentos de acuerdo con las instrucciones.

Mantenga la presión arterial, la frecuencia cardíaca y el colesterol bajo control según lo recomendado por el médico. Esto puede implicar ejercicio, una dieta especial y medicamentos.

Otras medidas de tratamiento importantes:

  • No fume
  • Evite el alcohol
  • Reduzca la ingesta de sal
  • Haga ejercicio de acuerdo con las recomendaciones del médico

Nombres alternativos

ICC; Falla cardíaca; Insuficiencia cardíaca congestiva; Insuficiencia cardíaca derecha; Insuficiencia cardíaca izquierda

Qué es InfoSintomas.com

InfoSintomas.com es una enciclopedia de salud que permite buscar una enfermedad por sus síntomas.

Recomendar