Sintomas de Pericarditis, como curar Pericarditis, prevenir Pericarditis

Pericarditis

Es una afección en la cual la cubierta similar a un saco alrededor del corazón (pericardio) resulta inflamada.Ver también: pericarditis bacteriana

Causas, incidencia y factores de riesgo

La pericarditis generalmente es una complicación de infecciones virales, más comúnmente por ecovirus o virus de Coxsackie y, con menos frecuencia, causada por influenza o infección por VIH.

Las infecciones con bacterias pueden conducir a pericarditis (también llamada pericarditis purulenta). Algunas infecciones micóticas también pueden producir pericarditis.

Además, la pericarditis también puede estar asociada con enfermedades como:

  • Trastornos autoinmunitarios
  • Cáncer (incluyendo leucemia)
  • Infección por VIH y SIDA
  • Hipotiroidismo
  • Insuficiencia renal
  • Fiebre reumática
  • Tuberculosis

Otras causas abarcan:

  • Ataque cardíaco (ver pericarditis posterior a infarto al miocardio)
  • Lesión (incluyendo una cirugía) o traumatismo en el tórax, el esófago o el corazón
  • Medicamentos que inhiben el sistema inmunitario
  • Miocarditis
  • Radioterapia del tórax

Con frecuencia, se desconoce la causa de la pericarditis, en cuyo caso recibe el nombre de pericarditis idiopática.

La pericarditis afecta con más frecuencia a los hombres entre los 20 y 50 años de edad y generalmente sigue a infecciones respiratorias. En los niños, es causada con mayor frecuencia por el adenovirus o virus de Coxsackie.

Síntomas

  • Hinchazón de tobillos, pies y piernas (ocasionalmente)
  • Ansiedad
  • Dificultad respiratoria al estar acostado
  • Dolor torácico: causado por el pericardio inflamado que roza contra el corazón:
    • puede irradiarse al cuello, al hombro, a la espalda o al abdomen
    • aumenta con la respiración profunda y al acostarse en posición horizontal; puede incrementarse con la tos y la deglución
    • tipo pleuritis: descrito como agudo, punzante
    • usualmente se calma permaneciendo sentado e inclinado hacia adelante
  • Tos seca
  • Fatiga
  • Fiebre
  • Necesidad de agacharse o sostener el tórax al respirar

Signos y exámenes

Al auscultar el corazón con un estetoscopio, el médico puede oír un ruido llamado roce pericárdico. Los ruidos cardíacos se pueden percibir como leves o distantes. Asimismo, puede haber otros signos de líquido en el pericardio (derrame pericárdico).

Si este trastorno es grave, puede haber:

  • Crepitación pulmonar
  • Disminución de los ruidos respiratorios
  • Otros signos de líquido en el espacio que rodea los pulmones (derrame pleural).

Si se ha acumulado líquido en el saco pericárdico, éste puede aparecer en:

  • Resonancia magnética del tórax
  • Radiografía del tórax
  • ECG
  • Ecocardiografía
  • Tomografía computarizada o resonancia magnética del corazón
  • Gammagrafía con radionúclidos

Estos exámenes muestran:

  • Agrandamiento del corazón
  • Signos de inflamación
  • Cicatrización y contractura del pericardio (pericarditis constrictiva).

Otros hallazgos varían dependiendo de la causa de la pericarditis.

Para descartar un ataque cardíaco, el médico puede ordenar los niveles de los marcadores cardíacos seriados (creatina cinasa -MB y troponina I). Otras pruebas de laboratorio pueden ser, entre otras:

  • Hemocultivo
  • Conteo sanguíneo completo
  • Proteína C reactiva
  • Tasa de sedimentación eritrocítica (ESR, por sus siglas en inglés)
  • Serología para VIH
  • Pericardiocentesis con análisis químico y cultivo de líquido pericárdico
  • Prueba cutánea de tuberculina

Tratamiento

En lo posible, se debe identificar la causa de la pericarditis.

Los medicamentos abarcan:

  • Analgésicos para el dolor
  • Antibióticos para pericarditis bacteriana
  • Antimicóticos para pericarditis micótica
  • Ácido acetilsalicílico (aspirin) o un antinflamatorio no esteroides (AINES), como ibuprofeno, para la inflamación del pericardio
  • Corticosteroides como prednisona (en algunos pacientes)
  • Cochicina

Si la acumulación de líquido en el pericardio deteriora la función cardíaca o produce un taponamiento cardíaco, es necesario drenar el líquido del saco pericárdico. Este procedimiento, llamado pericardiocentesis, se puede hacer utilizando una aguja guiada por ecocardiografía o una cirugía menor.

Si la pericarditis es crónica, recurrente u ocasiona pericarditis constrictiva, se puede recomendar el corte o extirpación de parte del pericardio.

Expectativas (pronóstico)

La pericarditis puede variar de casos leves que mejoran por sí solos hasta casos potencialmente mortales. La afección se puede complicar por la acumulación significativa de líquido alrededor del corazón y el funcionamiento cardíaco deficiente.

El pronóstico es bueno si el trastorno se trata oportunamente y la mayoría de las personas se recupera en 2 semanas a 3 meses. Sin embargo, la pericarditis puede reaparecer.

Complicaciones

  • Arritmias
  • Taponamiento cardíaco
  • Pericarditis constrictiva que se puede convertir en insuficiencia cardíaca

Situaciones que requieren asistencia médica

Consulte con el médico si experimenta los síntomas de pericarditis. Esta enfermedad puede ser potencialmente mortal sin tratamiento.

Prevención

Muchos casos no se pueden prevenir.

Qué es InfoSintomas.com

InfoSintomas.com es una enciclopedia de salud que permite buscar una enfermedad por sus síntomas.

Recomendar